miércoles, 31 de mayo de 2017

Todo es de B

Empezó en Querétaro, pero acá ha llegado a límites insospechados. Todo es de B. Cada cosa y cada evento, excepto su cama.

Recibió una caja registradora en su cumpleaños, con billetes, tarjeta de crédito y monedas: tres monedas, exactamente. Le digo "esta es de 25" y responde rápido "es de B".

Menciona que C le regaló la pijama que le estoy poniendo; aclaro: "te lo regalaron las nietas de C" y se apresura: "las nietas de B".

Silvia Parque

martes, 30 de mayo de 2017

Fuera de este mundo

B en su primera visita a la biblioteca.
Es simpático que algunos cristianos y algunas feministas educan a sus hij@s en casa -sin enviarles a la escuela- básicamente por la misma razón: el sistema educativo funciona de un modo que no consideran apropiado y quieren que sus hij@s aprendan otras cosas y de otras maneras.

Habrá inconvenientes asociados a la educación en casa; sin embargo, lo primero que salta en mucha de la crítica a esta práctica es que "todos los niños deben ir a la escuela porque todos los niños van a la escuela". Todos deben hacer lo que todos hacen.

En la variedad de "¿cómo no le vas a dar X?" y ¿cómo no la vas a dejar que Y"? -o viceversa- , que puede escuchar una mamá o un papá, el fondo del asunto es que para ser normal hay que ser como todos. Y que esa "normalidad" (hablando de la normalidad estadística) es algo deseable.

Hay que ser obtuso o muy egocéntrico para querer criar niños aislados del mundo. Pero hay muchos mundos posibles y muchos modos de situarse en el mundo. Supongo que la mayoría de los papás y las mamás preferiríamos que nuestra criatura se ahorrara las complicaciones que suelen acompañar el ser "raro"; pero con los principios no se transige, en lo que es valioso no se hacen descuentos. Lo bueno no se define porque  "lo hagan todos" o "siempre se haya hecho".

Silvia Parque

lunes, 29 de mayo de 2017

Enamoramiento

Me enamoro rápido y con frecuencia. Se me da bien y termina bien, a menudo con un final pre-programado. A menudo habiendo implicado poco al objeto del enamoramiento. El amor es otra cosa.

He dicho antes que en la escuela, siempre estuve un poco enamorada de un profesor u otro. En mi matrimonio había espacio para mis pequeños romances casi siempre imaginarios. He pasado temporadas realmente enamorada de personajes de ficción.

Solo me faltó enamoramiento en los momentos más malos. Solo he pasado largas temporadas no-enamorada cuando he traído perdida a la mujer que soy.

Silvia Parque

domingo, 28 de mayo de 2017

Duérmete, niña

Pasa la medianoche y mi hija quiere platicar; quiere jugar; quiere seguir con el día.

Mientras escribo se reduce notoriamente el nivel de su ruido.

Se ha quedado dormida.

Hace un par de noches comprobé que si no "cae" de inmediato luego de los arrumacos, no se quedará dormida conmigo en la cama. No puede dejar de platicar. Así que la dejo a su aire, lo que a veces no le parece bien; se opone y a veces se opone con gran pena.

Nunca dejaría de atender su malestar; pero en noches como ésta, me llama y no acudo a la primera, porque a veces luego de llamarme se entretiene con algo y es una oportunidad para que se quede dormida. También le digo que "voooy en un momeeento" y voy hasta que termino lo que estoy haciendo, aunque escuche algo de queja penosa en lo que estoy ocupada. Es otra oportunidad para que "caiga" porque, como he dicho, no se va a quedar dormida conmigo ahí junto.

Y me acuerdo de Matt, diciendo que leyó el libro completo de Estivill y sí le sirvió, aplicado usando su criterio, y de cómo me propuse nunca dejar sola a B con una pena. No la dejaría si supiera que está verdaderamente sufriendo; pero de algún modo, para una pequeñita, no tener lo que quiere como lo quiere es una pena, y yo tuve la fantasía de estar junto a ella cada vez, disponible para el abrazo.

Silvia Parque

viernes, 26 de mayo de 2017

Contentita me hallo

Estoy feliz como una lombriz porque una colaboración mía aparece en PSICOGRUPO.

Escribí este ensayo hace unos dos meses, con B rondándome y desconectando la laptop; descubrió que era una manera infalible de que le prestara atención.

Hace mucho que no escribía en este "registro" y me encantó volver a hacerlo. Me dio claridad sobre lo que estaré haciendo el resto de mi vida. El vínculo AQUÍ.

Silvia Parque

miércoles, 24 de mayo de 2017

Debate amañado

Me compré cacao después de mucho tiempo de desearlo. Me hace feliz desde abrir el envase. Qué rico ponerle al café...

Imagino que preparo un postre en mi casa, es decir, imagino que rento una casa y preparo algo rico de chocolate en mi cocina; tal vez, un pastel. Luego pienso que quizá no tenga una estufa con horno, que quizá pasé otra temporada en la que el presupuesto no alcance para postres. Me detengo y me digo que soy una persona tan capaz como el resto del mundo que tiene casa, estufa y prepara lo que le da la gana. Pienso que hay como cincuenta mil cosas que pagar antes de mudarme. Me digo que no son cincuenta mil y que no importa no saber cómo, lo importante es hacer lo que corresponde...

Es una especie de debate entre la yo con fe y la otra yo. No importa cuáles sean las premisas argumentadas, la yo con fe siempre gana.

Silvia Parque

martes, 23 de mayo de 2017

Tan bueno como lo real, pero no me confundo

Hoy me llamó la atención algo del juego de B; no recuerdo qué era. Algo sobre la realidad de su juego o la realidad en su juego.

Ayer, por segunda vez en la semana, no quiso ir al parque; estaba muy a gusto jugando... a que estaba en el parque.

Hace meses, llevaba una lámina de masa moldeadora en la mano, con la mano junto al oído y conversaba. "Ah, es un teléfono", dije. "No, solo es plastilina", aclaró.

Silvia Parque

lunes, 22 de mayo de 2017

Seguir viviendo cuando ha desaparecido un familiar

Es una locura la cantidad de personas desaparecidas en los últimos años. Carteles y más carteles aparecen en mis redes sociales. Sé que con los menores de edad, hay la posibilidad de que se trate de sustracción por parte de papá o de mamá, y de alguna manera eso puede ser "menos malo" -no siempre-. Pero son demasiados. Se me congestiona el ceño cuando imagino a sus papás preguntándose dónde están. Me causa horror imaginar la angustia de no poder hacer nada; ese momento en que ya no hay más difusión por hacer, ni más recursos para ir a otro lugar o contratar a alguien más que colabore en la búsqueda.

¿Qué sigue en la vida de la familia cuando han pasado meses y no hay rastro de quien desapareció? ¿Qué sigue cuando han pasado años? Por más que sea dolorosa la muerte de un hijo, se cumplen los ritos de despedida, se vive un duelo y los padres pueden seguir adelante; tal vez con una cicatriz que dolerá siempre, pero "bien". No puede haber despedida -creo- cuando el hijo o la hija desaparecieron.

¿En qué momento se deja de hacer "campaña de búsqueda"? ¿En qué momento una mamá vuelve a sentarse a disfrutar de una buena cena con sobremesa y reír con los amigos, si no sabe qué es de su hijo o de su hija? Lo más probable es que necesiten atender a otros hijos, el trabajo u otras cosas, y que vayan relegando la búsqueda, sobre todo porque -supongo- se acaban las cosas por hacer.

Fui al perfil de Facebook de una mujer que publica fotos de su hermana a la que han estado buscando hace días. La vi sonriendo y contenta y me impacta cómo la vida sigue. No critico que sonría y que esté contenta; por supuesto que no. Solo me aterra pensar que mientras una mujer puede estar siendo torturada, su familia que la ama y que sinceramente espera volver a verla, está pasando bien el rato. Porque ni modo de que realmente todos y cada uno de los ratos la pasen mal, un día tras otro. Repito que no me parece "malo", me parece humano y en dado caso, hasta bueno. Pero me impacta.

Silvia Parque 

domingo, 21 de mayo de 2017

El hijo de la promesa

Creo que quienes pedimos algo a Dios, tenemos el riesgo de tomar un "algo" que no es lo que está enviando Dios, creyendo que es la respuesta a nuestra petición.

Yo le pedí hace semanas, cierta información que necesitaba. A los pocos días se me presentó la oportunidad de meterme donde no tenía permiso de entrar, entré, me enteré de lo que necesitaba saber; pero supe de inmediato que ese no era el modo de Dios. 

El primer hijo de Abraham no fue "el hijo de la promesa".

Silvia Parque

miércoles, 17 de mayo de 2017

Té de hierbas

Tengo mi querido té de hierbas, de nuevo, después de mucho tiempo. Hace días el agua no podía quitarme la sensación de sed y quería algo dulce, de preferencia chocolate, a cada rato. Con mi té, se acabó eso. Y puedo trabajar de noche tan campante. Cuando pueda llevar a B a una estancia, me desvelaré mucho menos, pero por ahora es necesario.

Silvia Parque

martes, 16 de mayo de 2017

Mi niña llora "de la nada"

Hoy B ha llorado y llorado y llorado. No un chillido por querer algo que no puede tener: eso no ha faltado, pero no es a lo que me refiero. Esto otro empieza con una cara que se pone triste, muy triste, sigue con llanto de gran pena y dura mucho tiempo con sollozos que pueden volver a ser llanto en cualquier momento. Ha pasado antes y pasó hace rato. Sé que hay motivos profundos y desencadenantes, pero ahí lidiando con el asunto da la impresión de salir "de la nada".

En esta ocasión, yo terminaba de cambiarle el pañal y mencioné lo a gusto que estábamos jugando, lo bueno que estaba el café que me preparó y que ella también había tomado café. Acabábamos de tener un muy buen rato, así que yo le hablaba tan contenta como ella parecía estar. Le dije: "bueno, las niñas no toman café, pero tú tomaste de mentiritas, de jueguito". Y ¡zaz!

Me cuesta creer que ese comentario haya desencadenado tanta pena, pero parece que así fue. Eso o vio algo o recordó algo o yo no sé...

Hay que considerar que está en medio del destete: todo iba muy bien, y resolvió que siempre sí quiere mamar como antes. Por lo que leo, a los dos años es la peor edad para destetar, pero pues es la edad en que he dejado de querer darle. ¿Cómo no va a estar sentimental? También está la ausencia -no sé si es el concepto indicado- de su papá. Habla con él al menos una vez al día; pero en su alma debe estar la noción de que él no está como estaba antes.

Aunque sea una niña feliz, habrá emociones congestionadas que se desborden de pronto, como "de la nada".

Silvia Parque

Aquí matan

Me dije, cuando decidí regresar al Rancho Grande del que salí, que no escribiría sobre la situación de violencia que mata personas en este lugar. No escribir es un modo de controlar la energía que deposito en el asunto y representa un "solo paso por aquí y mientras estoy, vivo en el abrazo a mi hija más que en cualquier otro lado". Así que solo voy a decir algo que seguramente he dicho antes.

Lo voy a desglosar para que sea lo más claro posible:

1. Cuando una persona es asesinada, el asesino es culpable de asesinato.
2. Cuando una persona es asesinada, la víctima es culpable de nada.
2. De nuevo: la víctima es culpable de nada. Mientras vivía, quizá hiciera cosas de las que es culpable, cosas que casi nunca son de la incumbencia de la mayoría de quienes se enteran de su muerte; en tanto víctima de asesinato, lo que le toca de culpa es nada.
3. Una mujer es una persona.
4. Las personas (de nuevo: las mujeres son personas) tienen derecho a vivir.
5. Vivir incluye transitar libremente por las calles, desplazarse de una ciudad a otra (por carretera, sola, en el vehículo que le convenga o como sea), etc.

Ojalá un día, al menos las personas que nunca han matado -mucho menos asesinado-, esas personas que no se atreverían a hacerlo, comprendan esto tan cabalmente que dejen de culpabilizar a las víctimas, que dejen de hacer de un crimen y del sufrimiento de una familia, motivo de chisme para el morbo, y que sientan empatía con cada protesta contra la impunidad.

Silvia Parque

domingo, 14 de mayo de 2017

Si no lo usas, se va

Escribí ESTA entrada en noviembre del 2011. Hablaba de que por fin estaba usando un difusor para aromatizar, luego de mucho tiempo de ponerme trabas para disfrutarlo. Muchos objetos los usé mucho menos de lo que habría podido o querido. Hoy no los tengo. Cuando entendí que lo que no usara iba a ser quitado de mi vida, esto empezó a suceder con mayor velocidad. Louise Hay diría que cuando tienes el conocimiento llegas a la manifestación del karma instantáneo.

Rentaré una casa pronto y prácticamente todo será nuevo para mí. Me propongo usar cada objeto. Me propongo usar cada hora del día, mi talento, mis habilidades y mi voz.

Silvia Parque

sábado, 13 de mayo de 2017

Los incompletos

Todos tenemos un nudo, una falta, una complicación a partir de la cual devenimos sujetos. Pero mucha gente, no sé si la mayoría, está más bien completa; otros, no. Esa incompletud a veces echa raíces, a veces florece y da fruto.

Silvia Parque 

viernes, 12 de mayo de 2017

¿Por qué pagar si nada más es trabajo?

Estaba leyendo ESTO en Facebook y recordé la siguiente cita, de un trabajo de Evelyn Diez-Martínez*:
Los niños a partir de los 3 o 4 años saben que los adultos trabajan para obtener dinero, pero sus ideas no siempre son iguales a las de los adultos (por ejemplo, una maestra, un médico, un payaso o un músico pueden trabajar sin que les paguen, puesto que los sujetos creen que este trabajo está basado en relaciones personales y no institucionales).
Cuando lo leí pensé que muchos, muchos, muchos adultos piensan como niños de 3 o 4 años. Además de no comprender que son trabajos también aquellos en los que se trata fundamentalmente de diseñar, proyectar, crear algo abstracto, etc., el egocentrismo es mayúsculo. Recuerdo una correctora de estilo que explicaba en un artículo algo que debería ser obvio: las razones por las que no iba a "darle una leída" y "dar una opinión" de tu texto "como favor". No recuerdo quién era... En alguna parte decía algo sobre la creencia del otro, de que apreciarás que te comparta su tesoro, tanto como para sentirte suficientemente recompensada por el hecho de que te haya tenido en cuenta. Yo he detenido alguna llamada telefónica que rondaba los cuarenta minutos, porque me disponía a cenar. Mi interlocutor estaba emocionado hablándome de sus dificultades con su tesis. ¿Sería posible que yo prefiriera cenar con mi marido**?

* La alfabetización socioeconómica y financiera y la educación para el consumo sostenible en México: algunas reflexiones desde la psicología y la educación. Publicada en el 2009, en CPU-e, Revista de Investigación Educativa, 8.
** Había un marido.

Silvia Parque

jueves, 11 de mayo de 2017

Mi hija cada vez que voy al baño

Hoy B se ha quedado con una tía mía, mientras yo asistía a una reunión; unas dos horas.

Ayer se quedó con otra tía mía, mientras mi abuela y yo íbamos al cine; serían poco menos de tres horas.

La dejé y la encontré bien, en ambas ocasiones; de hecho, la encontré bastante contenta. Otros días se ha quedado con mi abuela por la mañana; la he dejado dormida, de modo que reclama mi presencia al despertar, pero según dice mi abuela, se conforma pronto, come bien, juega y hace travesuras.

¡Pero no se me ocurra ir al baño! Sea que le avise o que ella lo descubra, ahí sí hay quejas penosas y lloriqueo. Deja lo que esté haciendo y nadie más le vale como compañía: necesita a mamá inmediata e imperiosamente.

Silvia Parque

miércoles, 10 de mayo de 2017

Día de la madre

Mientras escribo, termina el Día de la madre en México. La mayor parte de las mamás a mi alrededor tuvimos un día de celebración. El mío ha sido una fiesta del principio al fin. Me regalé a mí misma llevar por primera vez a B a la biblioteca -infantil-, su tío nos invitó a comer y me di gusto con un fetuccini al pesto; finalmente, convencí a mi abuela de que fuéramos al cine. Entre evento y evento he gozado de abrazos, risas, regalos y felicitaciones. ¡Y cómo me abraza mi niña!

Ahora, pienso en las mamás que no pueden celebrar porque no saben donde están sus hijos: hijos migrantes en terreno inhóspito, hijos arrebatados de sus vidas por la fuerza, hijos -tantas hijas- que salieron un día a vivir y no regresaron. Pienso en las mamás que están tratando de conseguir sumas apabullantes de dinero para tratamientos médicos, en las que tienen hijos con malestar físico para el que no hay tratamiento, en las que tienen a la muerte revoloteando sobre la cama de sus desvelos.

Silvia Parque

lunes, 8 de mayo de 2017

Pertenencia y posesión

Ayer domingo encontré el lugar que necesitaba para congregarme. Además de lo que Dios tuvo para mí ese día, en la alabanza y en la prédica del servicio, el hecho de saber que volveré a ese sitio con esas personas me hizo sentir que encontré casa.

Hoy recibí tres cajas que viajaron desde Querétaro con cosas de B y mías. Dejé de sentirme "desposeída". Supongo que me sentí "poseedora". Viajaron también regalitos que me dieron un subidón porque son cosas muy-de-mi-tipo, muy para-mí, muy-yo. 

Silvia Parque

sábado, 6 de mayo de 2017

Fantasías sobre los hijos

El papá de B y yo bromeábamos con que nuestros hijos se convirtieran en personas opuestas a lo que somos: una hija monja o un hijo sacerdote, hijos en el ejército, exitosos empresarios progres que nos enviarían regalos costosos. Cuando nació B, improvisábamos respuestas a supuestas ideas de la hija adolescente, como tatuarse los ojos o implantarse alas -que pagaría su abuela cuando nosotros nos negáramos a hacerlo-. Hoy noté que ya no fantaseo con eso.

Silvia Parque

viernes, 5 de mayo de 2017

B seria

Hoy le puse a B un video que hace meses no habíamos visto, y que disfrutaba mucho. Se quedó totalmente seria, hasta pensé que tenía miedo; parece que ya no le gusta.

A veces se queda mirando hacia el horizonte, absorta. A veces se queda como con este video: muy seria.

Silvia Parque

jueves, 4 de mayo de 2017

El "no" de los dos años

Como casi todos los niños, B dijo "no" antes de decir "sí". Su "sí" es un "shi" delicioso que usa poco. El "no", en cambio, lo usa todo el día.

Yo: Voy al baño.
Ella: Noooo.

Yo: Voy a tomar agua.
Ella: Noooo.

Yo: Voy a trabajar.
Ella: ¡Noooo!

Vamos a lavarte los dientes.- No. Vamos a bañarte.- No. Vamos a casi cualquier cosa que mamá disponga.- No. Y eso que por ejemplo, bañarse le gusta mucho: desde quitarse la ropa hasta el momento en que la cargo a la recámara, mojadita y limpia. Pero está necesitada de decir "no". Muchas veces. A veces fuerte. A veces repetidamente.

Dice "no" cuando rechaza algo, de un modo que le hace a una cuestionarse qué es la construcción de la realidad. Por ejemplo, si se le cae la leche, dice "no se cayó la leche". Si se pegó en la cabeza, mientras llora porque le duele, dice "no se pegó en la cabeza".

Evito decirle "¡Sí!" cuando se opone. Le devuelvo mi interpretación de lo que está pasando: "no quieres que vaya al baño / ¿no quieres que tome agua? / quieres que mamá se quede contigo y sigamos jugando". Me maravillo de verla afirmarse y convertirse en quien es.

Silvia Parque


miércoles, 3 de mayo de 2017

Notas sobre la comida en Chihuahua y en Querétaro

Gorditas. Imagen del restaurante "La fiesta"
tomada de la página tripadvisor.
En Querétaro hay mejor fruta y mejor verdura, a mejor precio; excepto por las manzanas: en Chihuahua tenemos las mejores manzanas del mundo, aunque no se distinguen especialmente por un precio accesible.

En Chihuahua hay mejor carne. Cien mil millones de veces mejor que en cualquier otra parte: mejor que en Sonora. Amo nuestra barbacoa de res y nunca pude asimilar que la barbacoa fuera de borrego.

La del queso es una cuestión complicada. El famoso queso de acá es tipo manchego y en Querétaro se consigue muy buen queso Oaxaca. Incomparables.
Discada. Imagen del blog "Chihuahuense".

El chorizo Camargo -de acá- es muy sabroso; sin embargo, como es relativamente picante, yo no necesariamente lo disfruto más. Y a Querétaro llega el chorizo de Toluca, que es muy bueno: mérito de los toluqueños, pero ventaja para los queretanos. Eso pasa mucho: tal como digo que en Querétaro "se consigue" muy buen queso; también se consiguen, en temporada, fresas de Guanajuato o aguacates de Michoacán.

En la calle, Querétaro tiene gorditas de migajas. Chihuahua tiene burritos (no burritas). Acá las gorditas usualmente se preparan "de harina", que quiere decir "de harina de trigo". Los tacos de acá no son baratos (tal vez nada por acá es barato).

Los guisos de allá son evidentemente más elaborados. Necesitan cocinar mejor porque no tienen nuestra carne.

Silvia Parque

martes, 2 de mayo de 2017

Regalar ropa a una niña

B es feliz con ropa nueva o zapatos nuevos. Le gusta ver las prendas, elegir y obtener una... dos, tres o las que sean. Le emociona. Le gusta ir de compras. Herencia de su padre.

Yo pensaba que era "mal plan" regalar ropa a una niña pequeña (mal plan con la niña; queda claro que es un buen regalo y que a los papás puede encantarles); pero veo que mi hija no es la única a la que verdaderamente le gusta recibir ropa o calzado. No sé si será cosa de esta generación. No sé si pasa igual con los niños -hombres-.

Silvia Parque

lunes, 1 de mayo de 2017

Dulce hogar

Me resulta de lo más complicado hacer "la vida normal" estando en casa de mi abuela. Lo más evidente es que no tengo control sobre el ambiente de B; eso dificulta poner en marcha "la rutina". Tampoco tengo un espacio privado del que pueda apropiarme; eso hace que me sienta como un pez nadando en agua de jamaica.

Esta sensación de estar acampando no es buena ni para el trabajo ni para mis proyectos personales; pero: o consigo hacer lo necesario con ella, o el campamento se prolongará.

Silvia Parque