viernes, 31 de agosto de 2012

Señales


En el buzón de entrada de mi correo electrónico: el anuncio de un curso de micro-enseñanza.

En mi mente: una de esas esferas de vidrio con paisaje dentro, que en lugar de paisaje tiene un saloncito de clase, con sus mueblecitos y personitas.

O sea: debo ir a dormir...

Silvia Parque


Literalmente

A Melissa

En el trabajo a veces nos cansamos, nos dispersamos o nos estresamos; pasa también que a veces entramos muy adentro de la tarea en que estemos metidas. En esos casos, comúnmente vamos a dar una vuelta, platicamos un rato o algo por el estilo; es indispensable, si no: una le pide a una compañera un número telefónico y la compañera entrega un lápiz adhesivo.

Silvia Parque

Tomando-té

La temporada de té parecía haber terminado sin gran éxito, pero toma bríos esta semana, y hace unas horas se instaura en definitiva. Para elegir, olí el misterioso contenido de un recipiente de vidrio.

Mientras bebo, la plática se expande.

El té tiene esa gracia: puede dejar que la plática protagonice; también es especial cuando una está sola con él: como que la deja a una estar... creo que es cosa de la densidad, de su ligereza.

Tomando-té se encuentra en Independencia 128, en el Centro Histórico de Querétaro.

Silvia Parque


jueves, 30 de agosto de 2012

Presumiendo

Sigo festejando que este sea el blog de la semana en: LAS NUEVAS ANDANZAS DE ROBIN JÚ.


Silvia Parque :D

De primera mano

Los estudiantes universitarios que empiezan a investigar, aceptan rápidamente la necesidad de que sus fuentes de información sean libros de autor, revistas arbitradas, y publicaciones de ese tipo. Lo que sí cuesta, es que busquen información en las fuentes que no comparten su postura. Un estudiante, por ejemplo, critica la educación tradicional, pero la conoce desde la versión dada por los autores vanguardistas. Así no se hace.

Silvia Parque

Lo que no es el enfoque de género

Hoy, comentando en el blog de Susana (Mi nueva vida), aludo a mi formación en enfoque de género, y desde entonces -en la mañana- quiero sentarme a escribir una entrada sobre lo que no son, ni la ideología, ni la teoría de género.

Acá suelo no tratar directamente el tema (tampoco el de la violencia), porque siendo objeto de mi trabajo académico, no puedo dejar de abordarlo con un cuidado riguroso que no es el tono de este blog. Pero múltiples circunstancias han hecho que en estos días, mi postura epistemológica-teórica-ética se sitúe en el centro de mi vida personal, y aquí estoy, compartiendo lo siguiente:

1. La investigación bajo el enfoque de género desmitifica muchas diferencias supuestas entre el hombre y la mujer; pero el enfoque no supone que hombre y mujer sean iguales. Habría que especificar: ¿iguales en qué?

B. La investigación bajo el enfoque de género desmitifica la vida familiar y la relación de pareja; pero el enfoque no pretende "terminar" con una, ni con la otra.

Silvia Parque

miércoles, 29 de agosto de 2012

Depende para quién... dos notas mentales

Me sorprendió el cambio de administración de la cafetería escolar. Para mí los precios eran excelentes, y la comida estaba bastante bien. Me enteraron, entonces, de que los precios no eran excelentes, ni buenos, ni siquiera accesibles, para muchos de los estudiantes. Tomé nota mental.

Un rato después, mis compañeras compartían información sobre estéticas, y les parecía muy bien X precio para un corte de cabello... unas tres veces lo que yo pago. Tomé nota mental.

Silvia Parque

Tener un equipo así, o ser una jefa así...

Hoy tuve una junta de trabajo que fue una delicia. Cuatro diferentes preparaciones, inteligencias y personalidades: creando, generando. 

El mérito de la sinergia es en su mayor parte, de "la jefa"; conformar un buen equipo de trabajo y coordinarlo apropiadamente, no es tan común como debería serlo. Ella sabe, puede, y lo hace con gracia.

Silvia Parque

Una entrada con letra grande y en color

"no soy Sylvia Plath" es el blog de la semana en LAS NUEVAS ANDANZAS DE ROBIN JÚ. Más contenta no podía ponerme...

¡Gracias!

Silvia Parque :)

martes, 28 de agosto de 2012

La historia del charal

Llegaron diez charales. Uno se cayó y desapareció. Los otros nueve se depositaron en el acuario, para servir como alimento de tortugas. Resultaron más listos que sus depredadoras, y ocho lo pagaron sufriendo una mala muerte, producto de la ignorancia de los humanos alrededor. Uno sobrevivió, al parecer, mordido. Pasaron los días. Parecía nervioso, pareció tranquilizarse; meras atribuciones. Ya tiene su pecera.

Silvia Parque

No participo

La vida se empeña en ponerme en la situación de dar cuenta pública de mis posiciones, y decidir si actuaré de forma humanamente congruente con lo que pienso y siento.

El día de hoy tuvimos una comida ofrecida por la organización de la que formo parte. La anfitriona, nada menos que mi jefa directa, toma el micrófono y nos comunica que todo el que acude a Tal Lugar, pasa a la plaza de toros. Es la esposa de un torero, y es el rancho de la familia de su esposo. Me levanto y camino junto con todos. Le digo a mis compañeras que "yo no puedo"; una de ellas me dice: "no te preocupes, alguien se va a disfrazar de toro y vamos a jugar"; le contesto "es que no me gusta", porque no quiero jugar a que toreo, ni ver que otros juegan a que lo hacen. Pero nadie iba a disfrazarse. Me dice mi compañera que puedo decir que voy al baño. Pero no. ¿Por qué habría de esconder que no participo en la fiesta brava, ni como espectadora, ni de otra forma? ¿Por qué habría de fingir que paso cuarenta minutos en el baño? (Hubo quien hizo algo por el estilo, y lo entiendo.)

Podría parecer que apoyo o soy parte del movimiento anti-taurino, pero tampoco. Las razones por las que no podría formar parte del movimiento, no caben en esta entrada; sin embargo, hay espacio para mencionar que en mi experiencia, más difícil que desafiar la postura dominante, es sostener una postura tercera.

Silvia Parque 

lunes, 27 de agosto de 2012

La disciplina adulta

La disciplina no debería ser un peso, al contrario. Se disciplina al niño para abrirle las puertas de la libertad; claro que tiene algo de doloroso sujetarse -y la disciplina sujeta-, pero los adultos ofrecen al niño, a cambio de su pequeño dolor, apoyo incondicional y variedad de recompensas; además, en los primeros años, nada más la sujeción puede dar seguridad. Así es como la persona aprende a respetar límites, y a seguir un orden. Cuando crece, si también aprendió disciplina mental, la persona está en condiciones de replantear lo que aprendió, de cuestionar sus sujeciones, y entonces llega el gran paso adolescente, en el que se dejan los límites impuestos y se construyen los propios, ya con la marca indeleble de la cultura.

En la edad adulta, la disciplina es una elección o una gran pena -patética-; si es una elección, el dolor de volver al buen camino (por ejemplo, de los hábitos de estudio o de la organización financiera), dura poco y tiene recompensas inmediatas, porque de inmediato una se siente más dueña de sí, y entonces, más libre.

Silvia Parque

Los matices o la necesidad de subconjuntos

Mi principal problema de comunicación está en que doy por sobreentendidas, especificaciones que sostienen el matiz de mis afirmaciones. Dándolas por sobreentendidas, se pierden los matices. Y mi mensaje muchas veces, es el matiz.

Usando como ejemplo una entrada reciente; digo cosas como:

A) "La Ciencia" no es la portadora ni la develadora de "La Verdad"; no pretende serlo.

Con esto, entre otras cosas:
a) Aclaro que no supongo que el conocimiento científico sea per se, superior a otros tipos de conocimiento.

Enseguida, digo algo como lo siguiente:

B) Tales afirmaciones han sido refutadas por el conocimiento científico. Más allá de las opiniones de las personas, hay conocimiento científico que niega tales afirmaciones.  

Con esto, significo:
b) El conocimiento científico tiene autoridad para refutar supuestos, y es superior a la opinión personal, como criterio de verdad.

Luego, entonces:

ab) El conocimiento científico no es per se, superior a otros tipos de conocimiento, pero le confiero una jerarquía superior que a la opinión personal.
ab) Si bien "La Ciencia" no es develadora de "La Verdad", el conocimiento científico puede emplearse como criterio de verdad.

Silvia Parque

Así es la vida

Hace un par de semanas oí decir "aquí todo el mundo está cansado siempre". En ese momento yo no era parte de "todo el mundo", pero la semana pasada me uní a la mayoría de los cansados.

Me resisto. Creo que es posible dormir suficiente, beber la cantidad necesaria de agua, comer nutritivo y hacer algo de ejercicio, y que si eso se hace realidad, una tendrá energía para todas las horas de vigilia. No soy parte de ningún club de cien por ciento, es decir, ni pretendo jamás excederme, ni me prohíbo nada absoluta y terminantemente: solo prefiero habituarme a lo que me viene bien, y reiteradamente compruebo que, por ejemplo, dormir al menos seis horas, me da un mejor día siguiente.

Pero no hablo desde la suficiencia. Por el momento, son mis pretensiones.

Silvia Parque

domingo, 26 de agosto de 2012

Banda sonora

Ni falta que hacen los tequilitas, basta con poner a Rocío Durcal:
Llena estoy de razones pa' despreciarte / y sin embargo quiero que seas feliz /Y allá en el otro mundo / en vez de infierno encuentres gloria / y que una nube de tu memoria me borre a mí / Dile al que te pregunte que no te quise / dile que te engañaba, que fui lo peor / Échame a mí la culpa de lo que pasa / cúbrete tú la espalda con mi dolor.
Échame a mí la culpa, José Ángel Espiniza, Ferrusquilla

Silvia Parque

Ser sola

Creí que el tema de la semana era "estar sola", pero no; es un tema poderoso porque el verbo apropiado es "ser", se trata de ser sola. Tenemos acompañantes por el camino, que tal vez son lo mejor del camino, pero cada paso lo dan nuestros pies, cada paso revitaliza o cansa o le da sentido a nuestras piernas. Debería hablar en singular para ser clara. Va:

Tengo acompañantes por el camino, que tal vez son lo mejor del camino, pero cada paso lo dan mis pies, cada paso revitaliza o cansa o le da sentido a mis piernas.

Silvia Parque

Encarar el miedo

Aunque el miedo es un mecanismo adaptativo, en el caso humano se vuelve desadaptativo fácilmente. Cuando dejamos de huirle a los objetos que nos atemorizan, estos cobran su justa dimensión; usualmente se hacen mucho más pequeños. La idea no es original; a mí se me quedó grabada con Louise Hay.

Yo no le temo a casi nada del mundo real-material. Tendría miedo de estar con una fiera o en medio de un cataclismo, pero no temo per se a ninguna fiera o cataclismo. Mis miedos están fundidos con la ansiedad y la angustia y todos se refieren al mundo social, por lo que en el fondo son miedo al rechazo; encararlos implica estar sola: no en el sentido de vivir sola o pasar sola los fines de semana, sino sola fuera de la aprobación del otro, a cargo de mí misma.

Cada vez que me atrevo a preservarme frente al deseo o la necesidad de otro, me afianzo sobre mis pies.

Silvia Parque

sábado, 25 de agosto de 2012

Lógica de significación

El hecho de que haya transcurrido prácticamente todo el sábado sin haber abierto el archivo de la tesis, no significa que no trabajaré hoy en ella. 

No trabajaré hoy en ella. Pero eso no niega que, el hecho de que no lo haya hecho hasta este momento, no significa que no trabajaré hoy en ella.

Silvia Parque

Pastel de Sanborns

Tengo recuerdos muy agradables de Sanborns porque varios días, mi mamá nos daba el gusto de desayunar ahí. Me gusta su café comúnmente quemado y me gusta la piña colada del bar. Desde ayer, amo sus pasteles. ¡Qué merengue verdadero! ¡Qué combinación de fruta y nuez! Una maravilla.

Silvia Parque

Desmitificaciones

Leí una entrada que me hizo reír mucho en El Blog de Dolega: Los niños no siempre dicen la verdad. La idea de que los niños no mienten, tiene algo de cierto, pero requiere múltiples acotaciones. Me hizo pensar en otras ideas muy compartidas que son falsas. 

No creo que La Ciencia sea una entidad reveladora de La Verdad -para empezar, no lo pretende-, pero sé que el conocimiento científico es más sólido que la mera opinión personal... A continuación, algunos supuestos que han sido desmitificados a partir del conocimiento científico del comportamiento humano:

1. Las personas que dicen que se quieren suicidar, o que dicen que van a hacerlo, no se suicidan.
2. La manera más eficaz de recompensar, es hacerlo cada vez que se presenta la conducta deseada.
3. Brindar a los adolescentes información sobre los efectos de las drogas, hará que no usen drogas.
4. La educación sobre métodos anticonceptivos favorece que los adolescentes se decidan a tener relaciones sexuales.
5. Todas las madres aman a sus hijos(as).

Silvia Parque

26 de agosto: FE DE ERRATAS: El sábado 25 publiqué la entrada con tremendo error de redacción, que hacía suponer que las afirmaciones son verdaderas. Por si quedara duda: las cinco afirmaciones son falsas, según el conocimiento científico.

viernes, 24 de agosto de 2012

El chiste

Mi abuela dice que no tiene chiste portarse bien con la gente que una quiere, que el chiste está en portarse bien con los otros: los desconocidos, los lejanos.

No tengo la idea de hacer méritos, que está detrás de la frase de mi abuela; pero me parece que tiene razón.

Silvia Parque

Parque Jurásico

Veo Jurassic Park por segunda vez. Como para muchos de mi generación, esa película fue una de las experiencias más impresionantes que tuve en el cine.

Ahora, "metida" en los asuntos de la construcción del conocimiento, disfruto diferente la parte en que los científicos cuestionan al empresario por tanto atrevimiento.

No es necesario, ni bueno, hacer todo posible. No todo lo que de hecho es posible también es bueno. Hay que reflexionar sobre esto.

Silvia Parque

jueves, 23 de agosto de 2012

Con o sin los demás

Tomé esta cita de Filosofía del Tocador, hace muchos años:
[...] que esos pensamientos estén en conflicto con los de otras personas, o de la mayoría de la gente, o de todos excepto yo, no es razón suficiente para reprimirlos, creo yo.
Hoy la tuve en mente.

A favor.

Silvia Parque

El contador y yo

En este momento, el contador -ahora mi contador- es la persona con mayor poder sobre mí; él dicta, yo obedezco; me alivia que me dé alternativas y que me perdone con la mirada. Estoy dispuesta a entregarle cuentas, y deseosa de que las apruebe...

Silvia Parque

Que "esta boca es mía"

Tengo una postura respecto a los numerosos objetos sociales en relación con las áreas temáticas de mi trabajo académico. Una postura epistemológica, política, ética. Como cualquier postura, esta se opone a otras... y tantito más...

Digamos que me sitúo originalmente en X, y desde ahí mismo, hago una crítica de X; de eso resulta X'. Sin embargo, cuando trato de comunicar X', quienes están en X y en Y -sobre todo en Y-, asumen que estoy en Y. Para mí es muy importante la X, de mi X'. Sin embargo, no he logrado ponerlo en términos claros.

Durante años, he rodeado estos momentos para no tener que asumir, con todas sus letras, lo que pienso-digo-creo. Pero siempre llega el momento de decir "esta boca es mía", o perderse a una misma.

Silvia Parque

miércoles, 22 de agosto de 2012

Una buena pieza de fe

Tener fe en La Providencia es "tenerla hecha": ningún problema, ninguna resistencia, nada más que estar bien: completamente en las manos de Dios. En general, esto no se consigue; pero podemos trabajar en nuestra fe y construir una buena pieza de pulida fe sólida: fuerte y reluciente.

Silvia Parque

¿Cómo no las voy a querer?

¿Y cómo no amar lo que hago?

Estábamos retrasadas en el programa de la materia, y debíamos cubrir unos temas, así que les pedí su colaboración para avanzar a través de una clase tradicional: se sentarían donde les pedí, yo explicaría mientras ellas guardaban silencio y las dudas esperarían hasta el espacio determinado por mí (una por una, levantando la mano). Fue un verdadero esfuerzo para mis universitarias del siglo XXI. Pocas cosas mostrarían mayor disposición: ¡hasta lo hicieron de buena gana!

Lo logramos.

Silvia Parque

Acciones de mejora para disfrutar cumplir

Continuamente escucho que la gente se queja de falta de tiempo; yo no me quejo, porque tengo muy asumido que el tiempo del que dispongo depende de mi administración, y porque rara vez me encuentro haciendo algo que no quiera hacer, o me pierdo de hacer algo que quiera estar haciendo. Pero, como tantos, desearía organizarme mejor; dejo inconclusas cosas que me importan, y a veces tengo problemas con las fechas límite. Así que tomo cartas en el asunto.

Lo primero es establecer un compromiso de honestidad para respetar "el espíritu" de mis decisiones. (Dicen que "hecha la ley, hecha la trampa".) Por ejemplo: yo decidí que no trabajo en domingo, pero entrada la noche, empiezo a planear clases, dado que siendo noche no es "día" domingo, ¡y menos, si llego a la madrugada! Esto no me permite descansar, le quita espacio a la convivencia familiar del domingo, y me deja en malas condiciones para convivir el lunes, en lo que me recupero de la desvelada.

Desde ahora, sin trampa.

Silvia Parque

martes, 21 de agosto de 2012

Acción de mejora para cumplir y no morir cumpliendo

Esta segunda semana de trabajo-de-tiempo-completo más clases-dos-días-a-la-semana, empezaron las complicaciones. Estoy saliendo de la universidad -de una o de otra, según el día- con energía suficiente para convivir un rato, realizar algún quehacer, disfrutar de algo que me guste, pero no he encontrado la manera de organizarme para terminar de planear las asignaturas, y cumplir con los trámites administrativos que implica iniciar un ciclo escolar. La única forma de medio hacerlo, el domingo, fue desvelándome; eso me provocó una tarde de lunes pesada... y aquí estoy, en martes por la noche, apenas empezando...

Pero esta no es una entrada quejumbrosa. No me gusta asociar la figura de la queja con mis ocupaciones laborales.

El viernes tuve conocimiento de un japonés mexicanizado que cometió un error en el trabajo. Ofreció sus disculpas y su "acción de mejora": lo que había resuelto para que el error no volviera a ocurrir. La alabanza de culturas ajenas, en tono aleccionador, suele descontextualizar a las actitudes y el comportamiento, de la cultura y la situación en la se inscriben: no me gusta. Pero en este caso, en este momento, me viene muy bien pensar, como hizo esta persona: ¿qué voy a hacer al respecto?

Lo primero que resuelvo es cuidar mi alimentación.

Silvia Parque 

Cómo le ganó la manzana a los tacos

Cuando me encarrilo por el buen camino de los hábitos saludables, empieza a antojárseme una ensalada, fruta picada, u otros alimentos ligeros y nutritivos. No ha sido el caso últimamente; por ejemplo, ahora mismo me siento inclinada por unos tacos al pastor -si bien me gustarían con su trocito de piña correspondiente, y el toque semiobligado de cilantro y cebolla-.

Pero ceno manzana. Muy buena. La ceno porque había nueve manzanas en mi canasta de fruta, antes de tomar la que estoy comiendo. No dejaría que se echaran a perder. Así consigo comer lo que mi gusto no me daría como primera opción -ni segunda...-: gasto dinero en lo que decido que es mejor para mí; lo pongo enfrente... ayuda además, creer que no comer la manzana es como dejarla morir...

Silvia Parque 

Matar charales

Ayer no fui capaz de escribir sobre el evento que tuvo lugar en el mundo de las tortugas.

Estos animalitos necesitan alimento vivo; sin embargo, como he comentado anteriormente, las tortugas de mi casa no son buenas cazadoras. Pasaron días y días, y la sociedad protectora de charales cobraba fuerza en el acuario. Entonces, decidimos matar a los peces para que las tortugas pudieran comer "pescado". Comieron. Pero los charales parecen el ser vivo más resistente del mundo. No era la intención, hacerlos sufrir.

Silvia Parque

lunes, 20 de agosto de 2012

Verano invernal

Vamos caminando a la cafetería, en medio del fresco y bajo las nubes.

Me comenta que el invierno vendrá fuerte. Le digo que tal vez no, que tal vez llegue cansado por empezar a darnos frío desde tan pronto.

Silvia Parque

Reservar

Leí o escuché, no sé de quién: "Nunca deje pasar la oportunidad de quedarse callado".

Para mí, es todo un reto detectar cuáles preguntas no querré haber respondido cuando las haya respondido, y sobre todo: no responderlas. Me gusta comunicarme, me gusta platicar; pero para eso están las trivialidades.

Silvia Parque

domingo, 19 de agosto de 2012

Preparando el siguiente cumpleaños

Un día una piensa en cuántos años tiene, en cuántas olimpiadas, cuántos presidentes, cuántas navidades le cabrán a lo que dure la vida. Un día el cuerpo se porta diferente; entonces una se queda mirando el reflejo en el espejo, y la cara es tan familiar, tan similar a la que siempre ha llevado una consigo, que es raro.

Silvia Parque

Fruta

Ayer llené la canasta sobre la mesa con manzanas, duraznos, una toronja, media papaya y un coco. Esta mañana percibí el aroma antes de almorzar. Ninguna fragancia artificial logra esa perfección.

Silvia Parque 

A mirar los pies

Sabía que algunas personas tienen el pie plano: les falta arco. Ayer descubrí que también pasa lo inverso: algunas personas tienen el pie cavo: demasiado arco.

Fui a explorar posibilidades de controlar la amenaza de un par de juanetes, y recibí el anuncio de la condición cóncava de mi arco plantar. Varios signos y síntomas que yo tenía casi normalizados, pueden atribuirse a esto; algunos de los signos, están ahí desde que era niña: me pregunto por qué ese par de pediatras afamados que me reconocían periódicamente, no lo notaron nunca.

Es muy fácil detectar el problema: basta ver cómo es la huella que deja la niña (o el niño).


Silvia Parque

viernes, 17 de agosto de 2012

Para antes de dormir

"La mejor manera de hacer realidad los sueños es despertarse". Paul Valéry

Despertar y seguir soñando.

Silvia Parque

Lavadora después de la muerte

Hace mucho, mucho tiempo, había una lavadora en el patio, que lavaba la ropa. Un buen día se negó a trabajar. No dio aviso de su renuncia, por lo que estaba llena de agua cuando se le declaró "inhabilitada".

Un hombre de sobradas cualidades ofreció remediar la situación, pero nunca logró atravesar los cuatrocientos treinta pendientes que separaban su firme voluntad de la máquina detenida. Todos los humanos olvidaron el líquido guardado.

Pero la vida se abre paso. Y la lavadora dio a luz una plaga de mosquitos.

Silvia Parque

Tortugas de casa

Las tortugas simulan ser nuestras tortugas, domésticas, cuando perciben que las vemos. Cuando no se saben observadas, se portan como los reptiles salvajes que son. (Conseguiré unos binoculares.) De cualquier modo son malas cazadoras; pero mejorarán... o crecerán los charales.

Silvia Parque

jueves, 16 de agosto de 2012

Zapatero a "mis" zapatos

Hoy tomé la decisión de pagar a un profesional para que haga un trabajo que en teoría soy capaz de hacer, pero que se me dificulta, que no quiero hacer, y que de hecho he pospuesto durante demasiado tiempo.

Creo que cosas así le hacen a una, la vida bonita.

Silvia Parque

Pequeñas preocupaciones

La entrada de hoy del blog de la doctora Jomeini, termina con el comentario de que oyó decir a un paciente: "Y yo preocupándome por no cuadrar los balances".

Hace ya buen tiempo, en una "temporada baja", llamé a una amiga que es médica, y en medio de mi drama, me contó la difícil situación de uno de sus pacientes. Casi por obligación moral, me recompuse.

Creo que a la mayoría nos pasa que ante una pérdida importante, propia o ajena (de la salud, por ejemplo), las preocupaciones cotidianas adquieren su justa dimensión. Luego, la impresión se olvida y los pequeños motivos de preocupación vuelven a acomodarse en primera fila, y en ocasiones, a pasar al escenario y protagonizar. Yo pretendo mantenerlos a raya; todavía soy nueva en eso, pero entre más se les domestica, más fácil resulta hacer que permanezcan en su lugar.

Silvia Parque 

Capacidades de la risa

La risa es bálsamo. No arregla los problemas, pero arregla a la persona, para que ésta pueda arreglar los problemas.

Creo que le debo la salud a esa risa que sale a empujones del pecho, en los momentos que siguen a un rato largo de tensión y cansancio.

Silvia Parque

miércoles, 15 de agosto de 2012

Café en casa

Tengo una prensa francesa que está por cumplir diez años. Hoy tengo, además, una buena cantidad de diminutos granos de café de Veracruz.

Para acabar el cuadro: azúcar morena en una bolsa de papel.

Bebo. Delicioso.

Silvia Parque

Cómo saber que estás demasiado cansada

1. Te quedas en pausa durante unos segundos, y para continuar en lo que estabas, tienes que preguntarte en qué estabas.

2. Tienes "ilusiones visuales": ves, por ejemplo, que una sombra o un bichito se mueve rápido (sin que haya un objeto o bicho moviéndose).

3 Empiezas a sentir dolores en diferentes partes del cuerpo; típicamente en la cabeza, y en alguna parte de la espalda.

4. Se te cierran los ojos y se te cae la cabeza. [Esta señal puede valer lo que valen las otras tres juntas.]

Silvia Parque

Escuchar al cuerpo

El cuerpo tiene la sabiduría de millones de años. Desarrollar la capacidad de escucharlo es realmente valioso. A eso le sigue habituarse a responder con cariño a lo que pide.

Silvia Parque

martes, 14 de agosto de 2012

Y cada cual su versión favorita

Hay algunas canciones con la suerte de que muchos quieran cantarlas, y de que muchos queramos oírlas. No recuerdo si Pablo Fernández se detiene en este punto, en su Filosofía de las canciones que salen en el radio; yo leía el libro en un camino por carretera, terminó mi recorrido, y me faltó un poco del libro. Lo terminaré para comentarlo.

AQUÍ UN EJEMPLO, en mi semana de Sergio Dalma.

Silvia Parque

Servir y ser mujer

Servir a otros de manera que una logre volverse "necesaria", engancha al ego como pocas cosas; produce una sensación-de-apariencia-de-unidad, donde lo que hay realmente son dos o más elementos; típicamente: la sensación de que la pareja y una "somos uno mismo", o de que los hijos pertenecen a la madre. 

Tener conciencia de ello no significa renunciar al placer de servir a otros; se traduce en la libertad de servir como una elección, fuera de una relación de servidumbre; se traduce también, si una se atreve, en la posibilidad de afirmarse a una misma como ser completo, y por tanto, en la posibilidad de dejar en libertad a los que amamos.

Silvia Parque
 

Asimilar y beneficiarse del error

No me gustan los eufemismos que mitifican el error como algo que no podemos soportar. Asimilar con tranquilidad que se ha cometido un error, permite corregirlo de manera eficaz, y la deja a una a gusto.

Tampoco me gusta la actitud que pregona el perfeccionismo, anunciándolo como defecto pero sosteniéndolo como cualidad positiva. Mi perfeccionismo nunca fue algo bueno, y me gustaría no pasar las sensaciones de angustia y ansiedad que todavía vivo cuando me equivoco en algo "del trabajo".

Hoy fue una de esas veces; el procedimiento que seguimos permitió detectar el error antes de que tuviera repercusiones, así que no provocó un problema. Pude asimilarlo con tranquilidad, comparada con lo que hubiera sido de mí hace un par de años. Además, tuve oportunidad para recibir de nueva cuenta la generosidad y amabilidad de mis compañeras. No puedo sino sentirme agradecida.

Silvia Parque

lunes, 13 de agosto de 2012

Ya lo sé

En una película mexicana, un personaje dice: "para un viejo, una niña siempre tiene el pecho de cristal". En ese sentido, tiene su encanto saberle el futuro, y ver llegarle el futuro, a los más jóvenes de alrededor. Algunas personas aprovechan esta vulnerabilidad de la transparencia, para situarse en relaciones ventajosas respecto a ellos; pero los daños eventuales se reparan, y la cubierta del pecho va creando opacidad. 

Silvia Parque

El amor

Aprendí que el amor es complejo. Que nunca es lo que se espera. Que tiene poder, y como el poder, no se queda quieto en las manos de alguien (estamos, más bien, en sus manos).


Silvia Parque

Ser constante en ser constante

Un día le dije a alguien que yo nada más no era constante en ser constante. Creo que lo saqué de un mensaje motivacional que leí en un papelito de color. 

Ahora, estoy dispuesta. Alimento mi constancia con lo que sea necesario, y si me detengo en el camino, no me castigo impidiéndome continuar: me comprendo y sigo.

Silvia Parque

domingo, 12 de agosto de 2012

Nota sobre la organización

Un día me di cuenta de que postergaba el inicio de ciertas tareas, que finalmente terminaba a tiempo y bien hechas; entonces decidí programarlas más tarde: más cerca de la fecha u hora límite. Eso no solamente eliminó la ansiedad culposa de estar postergando, sino que me hizo eficiente. Si tengo toda la tarde para hacer una presentación con diapositivas, puedo tardarme horas en probar diferentes tamaños de letra; si tengo cuarenta minutos para hacerlo, tomo decisiones rápidas.

Silvia Parque

Los archivos mentales tienen prioridad

Hace tres semanas colaboro con funciones de planificación estratégica, en el departamento de Orientación Educativa de una universidad pública. No imaginé cuánto me gustaría lo que hago, ni lo bueno que podía ser compartir el día con mis compañeras de aventura; es, de verdad, para dar gracias a cada momento.

A eso habrá que sumarle, desde mañana, la práctica docente. Tengo el lujo de centrarme en las materias del área de investigación, por lo que siempre digo que me pagan por leer, pensar, y platicar de lo que me gusta. Es genial. Amo hacerlo, y estoy contenta por este reinicio, que representa el cierre de varios ciclos.

Pero también me siento un poco como si agregara piezas a una torre alta, que podría caerse en un descuido. Más valdría ordenar todo antes de empezar: mi mesa de trabajo, mi ropa, los archivos... sobre todo los archivos mentales... Dada la hora, solamente los archivos mentales.

Silvia Parque

"Lo malo con este mundo..."

Como a los dieciséis me deleité con cuatro o cinco de los textos de Sade, uno detrás de otro, "de corridito". En la entrada de hoy de "Luis Kimball", publiqué parte de mi colección de citas de "Filosofía del tocador", pero reservé mi preferida entre todas, para este blog:
Lo malo con este mundo, es que existen demasiadas personas convencidas de que tienen el conocimiento de lo correcto; de que su forma de actuar es la única en que conviene hacer las cosas. Entonces se convierten en Quijotes que cargan sus lanzas contra los molinos de viento de lo anormal, castigando a todo el que piensa distinto a ellos... ¿y por qué? Por miedo, sin duda; por miedo de que su propio modo muy "normal" de hacer las cosas probablemente no sea tan divertido como la perversión de los otros.
Han pasado muchos años desde que copié la cita; no tuve el cuidado, entonces, de anotar la edición del libro o la página; ya estaba de acuerdo con la idea principal, y ya imaginaba posibles razones para el interés por "imponer" una supuesta "normalidad". No tenía idea de que ese interés se convertiría en oficio.

Silvia Parque

sábado, 11 de agosto de 2012

Más sobre la libertad

Me han dedicado está canción:
Me llega al alma.

Silvia Parque

Algo así como prostitución existencial

Hoy tuve una revelación respecto a la libertad: mi eventual interferencia con la libertad de otro, viene de la sensación de que peligra o ha sido coartada la mía propia. Digo "ha sido coartada", pero no significa que lo haya hecho "otro"; casi siempre he sido yo misma, cultura a cuestas, la que contuvo o mutiló mi libertad, casi siempre, para mercar con ella.

Silvia Parque

Esto puede sonar chocantemente conservador

Procedimientos y reglas deberían poder ser discutidos y eventualmente reformulados; pero no es válido descalificarlos solamente por no entenderlos, ni pretender que se nos convenza siempre de que por favor nos ajustemos a lo que se ha dispuesto que debe ser. Para que muchos procesos funcionen, es necesario confiar en la autoridad y seguir los procedimientos y las reglas; simplemente, seguirlos. En México tenemos un problema con eso, entre otras cosas porque muchas autoridades no son confiables.

En principio hay que delimitar sobre qué dispone cuál autoridad. Yo no hubiera permitido que un juez dispusiera cómo administramos la vida en mi familia, como sucedía cuando se leía la "Epístola de Melchor Ocampo" en las bodas civiles. Pero cuando hay mucha gente en el banco, y alguien del personal dispone: "todos los que vayan a hacer un solo movimiento de menos de $X, pasen a la fila del centro", hago lo que me piden. En ese caso, me parece una indicación que tiene sentido; pero aunque no me lo pareciera, la experiencia me dice que ellos tienen una visión que a mí me falta, sobre lo que conviene en ese caso.

Hoy participé de un proceso en el que más de cien personas debían seguir ciertos pasos, de cierta manera. No faltó quienes concluyeran que son la excepción a la regla, o quienes se atribuyeran la suficiencia para determinar qué paso era irrelevante. Me parece que puede ser sintomático de un egocentrismo excesivo. Yo en verdad aprecio esa rebeldía adolescente o radical*, que se opone a cualquier cosa que huela a orden; solamente creo que hay que ubicarse: ¿hacer de adolescente o hacer de radical, se corresponde con el propósito perseguido?

* No equiparo la adolescencia con lo radical; es común que los adolescentes sean radicales, pero hay maneras adultas y responsables de ser radical. 

Silvia Parque

viernes, 10 de agosto de 2012

Al fin no soy patriota

Algo habrá que hacer frente a las condiciones de injusticia social y la situación de violencia generalizada en buena parte del país. No creo que todo el mundo "deba" pronunciarse públicamente al respecto; no creo que todo el mundo "deba" hacer algo específico; cada cual sabrá lo que le es posible, y lo que le es posible pasará por la disposición: por el querer.

Es más: cuando digo "habrá que hacer", no supongo que todos  "deban" hacer algo: ahí está la opción de vivir en una burbuja, por ejemplo, de televisión. Pero me parece mal que cuando alguien denuncia, evidencia, critica, se le acuse de "hablar mal" del país.

Silvia Parque

Por los eventuales efectos del decir...

Me incomodó encontrar un comentario que escribí hace un par de meses. Es duro, creo que no es áspero. Me hizo falta escribirlo, y sostengo lo que afirmé; pero me incomoda que eventualmente, podría lastimar a personas que amo.

Así pasa a veces. Afirmarnos en la vida tiene relación directa con hacer afirmaciones: con "decir cosas". Algo de lo dicho tendrá alguna importancia, reflejará una postura, y en ese caso, encontrará oposición y eventualmente, podría incomodar hasta el dolor, a algunas personas.

Silvia Parque

Exorcismo armonioso

Ayer se me apareció un fantasma en una pesadilla. La impresión anduvo rondando el día de hoy: primero quise deshacerme de ella, luego le cedí el paso, con calma, con deferencia; más tarde, como la luz en un cuento de vampiros, el habla la disolvió.

Silvia Parque

jueves, 9 de agosto de 2012

"Andando yo caliente..."

Vivo la mitad del día en el clima artificial de mi área de trabajo. Hoy el clima "real" estuvo fresco, y no hubo necesidad de crear un microinvierno, como casi siempre. No me quejo, primero porque si tengo frío basta con que me cubra; pero sobre todo, porque me recuerda la locura climática de mi madre: en invierno crea un verano interior, y en verano tiene su invierno particular; estoy segura de que la misma temperatura que goza en una estación, no la soporta en otra.

Silvia Parque

Otro elemento para la Campaña...

El afán de quitarle al otro su dolor, enojo o incomodidad, tiene mucho más de poca tolerancia a la frustración, que de interés por el bienestar del otro. Elaborando esta idea básica de la Campaña por la abolición de la obligación de la felicidad, fui adquiriendo conciencia sobre mis reacciones ante el malestar de los otros, y empecé a moderar mis afanes solucionadores o curativos, para dar paso al simple acompañamiento. Esta otra postura permite la compasión, que tanta falta hace en el mundo.

Ahora, me doy cuenta de que prácticamente lo mismo aplica respecto al afán de sacar al otro de lo que consideramos "su error". 

Silvia Parque

El mejor lugar del mundo es donde esté parada

Después de un gran día de trabajo en compañía de gente preciosa, tengo un muy buen rato con una amiga. Encuentro flores para mí en el camino. Y cuando es difícil pensar que pueda ser mejor, llego a mi casa.

Silvia Parque 

miércoles, 8 de agosto de 2012

Confianza

Supongo que las personas se conducen con honestidad. No soy inocente. Supongo que las personas, en general, se conducen con honestidad, en principio porque prefiero vivir pensando bien de los otros. Se me da fácil pensar así; cuando alguien "se pasa de listo" o miente, casi siempre hay un malentendido de por medio, casi siempre hay una imposibilidad psíquica, un miedo, algo muy interesante que explica la situación. 

Silvia Parque 

Prometo llevarte al médico de máquinas

Mi laptop se calienta; suena; se le quebró una tecla en su última aventura. Por dentro, apenas puede equilibrar sus males para seguir haciendo lo que le pido. Guarda mis tesoros y es la entrada a este mundo virtual donde puedo llevar el nombre que escogí yo misma. Le daré el servicio que merece; solo tiene que esperar un poquito más. Este es un compromiso público con ella.

Silvia Parque

Todo encuentra la forma de encontrarse bien

Hoy me cansé. No hasta el desborde, pero sí bien cansada. Sentí mi cuerpo pesado y lamenté encontrar cómo el volumen nuevo va dándole a mi lindo torso una forma que no me es grata.

Pero mientras caminaba a mi casa, un ex alumno me vio y se detuvo para llevarme en su coche. Desde hace rato, un hombre no menos cansado que yo, me reconforta con sus atenciones. Bebo agua.

Todo está bien.

Silvia Parque

martes, 7 de agosto de 2012

Hay que hacer lo que hay que hacer

Estoy convencida de que hay que hacer lo que hay que hacer; es decir, que si algo es necesario, sucederá lo que tenga que pasar para que el "algo" en cuestión pueda tener lugar (a veces, dolorosamente).

Tengo meses pretendiendo hacer ejercicio. Con dos semanas de trabajo en oficina, el aumento de volumen corporal me meterá al gimnasio. 

Silvia Parque 

Como mi mamá

Cuando era niña, quería ser como mi mamá. Luego quise ser como la mamá de un querido amigo. Crecí queriendo ser como yo, y finalmente, el paso a la edad adulta implicó -en mi caso- dejar los compromisos identitarios.

Así que ya no quiero ser como mi mamá. ¡Pero cómo me gusta que sea como es! Hoy, en medio de un mail, mencionó que está cerca de cumplir cincuenta años. Me pareció la gran cosa: mi madre, magnífica: cincuenta años en la vida.

Silvia Parque

Banquete de charales

Las tortugas han tenido un banquete de charales. Normalmente comen alimento procesado, al que llamamos cariñosamente "tortuguina" -quienes podemos llamarlo, ellas no lo nombran-. Trato de que tengan alimento vivo unas dos veces por semana, pero mi ingreso al mundo de ocho horas diarias de trabajo, las dejó sin alimento vivo por dos semanas; tal como hacen tantas madres que trabajan, busqué compensar su falta, y traje, en vez de artemia o gusanitos, diez auténticos y enormes charales.

La vida dentro del mundo tortuga casero, no es buena para las habilidades de caza, así que aunque el instinto las hizo abalanzarse sobre los peces, pasó un buen rato antes de que terminaran de comer.

Silvia Parque

lunes, 6 de agosto de 2012

"Tú sabes que me apasiona tu persona y esa zona..."

"Y la manera en que amas / entre llamas / 
y me consumo / pero ya lo viví..."
El son del dolor, La Cuca

Hace un par de semanas conversaba con una joven que vive el inicio de su vida en pareja, y dije, no sé exactamente a propósito de qué, pero más o menos hablando de los primeros años del matrimonio: "bueno, entonces estaba enamorada..." ¡Ambas pusimos una expresión de sorpresa al escucharme!

En efecto, el enamoramiento va y viene; no se puede esperar que siempre esté ahí, se termina, se reaviva... a veces no se reaviva de inmediato: eso puede querer decir muchas cosas, por ejemplo, que la pareja trabaja en algo importante fuera "del círculo amoroso".

El matrimonio no es un corazón de enamorados. Es genial enamorarse en el matrimonio, y de hecho es importante desarrollar la capacidad de hacerlo. Pero el amor del matrimonio es lo que es, precisamente, por no precisar del encanto del enamoramiento.

Como soy de condición enamoradiza, en general, vivo enamorada. Por temporadas, más de la vida -por ejemplo-, que de la persona que amo; es mejor que sea así.

Hoy muy enamorada*, 
Silvia Parque

*de la persona que amo... como casi siempre.

Lo de Dios conmigo es con las personas

Creo que Dios favorece de maneras diferentes a cada cual; creo que nos favorece infinitamente, de modos que no podemos comprender, pero que hay una manera específica en la que nos favorece especialmente: una manera asequible a nuestra comprensión, de tan recurrente y clara. Conmigo, se sirve de las personas. Aunque a estas alturas sé que cada persona en el camino, me trae un regalo, no deja de sorprenderme. 

Silvia Parque

A un costado del camino

Cada mañana, de lunes a viernes, camino hasta el lugar donde abordo el autobus escolar. Casi al final del trayecto, paso por un costado de La Alameda: un espacio verde que todavía se considera en el centro de la ciudad.

A veces, exponen fotografías en las rejas que circundan La Alameda. Esta vez, las reproducciones enormes son de animales: "Biodiversidad mexicana". Apresuro el paso, muy cerca de las fotos; veo aparecer y desaparecer los paisajes; me emociono con la hermosa tortuga marina.

En la esquina, pongo atención al semáforo y cruzo la calle. Me gusta hacerlo cada día.

Silvia Parque

domingo, 5 de agosto de 2012

El desorden descompone las cosas

La lavadora dejó de funcionar hace como dos semanas. La plancha, unos días antes o unos días después. Los accidentes con la laptop hicieron que hubiera días sin lavadora, sin plancha y sin lap.

Como pienso que nada es casualidad, entiendo que hay que poner orden. Mañana viene a vivir a la casa una plancha nueva, y quiero que encuentre el lugar acogedor. Me levantaré de este sillón, me prepararé un café, y pondré cada cosa en su lugar... o casi cada cosa... o iré por un chai... la película que estaba viendo, con un chai...

Silvia Parque

sábado, 4 de agosto de 2012

Sobre mis pies

Más de una vez me han temblado las piernas cuando noto que esos dos pies son lo que me sostiene. Transitar nada más con una misma es terrible, no porque cause miedo, sino por lo inconmensurable de la cuestión; ahí están todos, millones de personas, millones de millones de seres vivos, y para quienes tenemos suerte, ahí están las personas que amamos y que nos aman, cerca, juntito, a veces en la misma cama, a veces con el cuerpo empalmado. Pero la vida viene en porciones individuales, cada cual consigo mismo, nada más. 

Tomar conciencia de esto es más difícil para las mujeres, al menos en las culturas en las que nos dicen que somos, sobre todo, compañía, y que valemos en la medida en que somos acompañadas.

Silvia Parque

viernes, 3 de agosto de 2012

Emociones de oficina

No me subo a los juegos mecánicos de las ferias. Cuando era niña, las sillitas voladoras eran ya un poco "demasiado" para mí. Andando en coche, el límite de velocidad que disponga el Estado me parece perfecto, y amo el cinturón de seguridad.

Lo mío, son las emociones de oficina.

Silvia Parque

jueves, 2 de agosto de 2012

Fluir

Ya había compartido lo bien que me sienta la modalidad de escritura del blog -como yo uso el espacio del blog-: escribir "de un tirón", sin el rigor de la escritura académica y sin la implicación intensa de la escritura, digamos... literaria. Siendo una persona con tendencia a corregir y con historia de ansiedad, la ligereza del blog me viene bien. Fue uno de los gestos de mi cambio de posición vital. Y cuando se cambia la posición, todo se acomoda alrededor. Así, llegó a mi vida una ocupación nueva cuyo ritmo hace imposible que revise varias veces si es correcto lo que estoy haciendo, que me detenga a re-pensar la manera de hacerlo, o que me trabe con detalles.

Al rato, seré una mujer relajada.

Silvia Parque

miércoles, 1 de agosto de 2012

Sin teclado

Estoy escribiendo con la opción de "teclado en pantalla". Digamos que cada palabra me cuesta cara... tuve una estudiante con una importante discapacidad motora, para la cual era realmente difícil hablar, y necesitaba una intérprete. Me siento empática.

La mayoría de las personas construimos así la empatía: por burdas semejanzas.

Silvia Parque