lunes, 24 de julio de 2017

Volver es más difícil que empezar

Luego de sobrevivir a los primeros días de dolor por el ejercicio, sobreviví a los días en que me levanté un poco tarde y B estaba ahí conmigo. Así llegué a once días consecutivos de moverme por la mañana.

Este fin de semana, lo dejé. El sábado ni me acordé porque tenía en mente que iba a salir a desayunar; el domingo tampoco me moví, entre que despertamos de una pijamada infantil y que había que ir a comprar pañales. Constato que regresar a la actividad después de una pausa es todavía más difícil que seguir adelante con los dolores del tercer o cuarto día. Lo sospechaba, porque la mayoría de los anteriores "abandonos" se dieron cuando por alguna razón, como estar resfriada, debía interrumpir por un par de días.

Pero regresé. Hasta creo que me está gustando. A lo mejor paso de unos cuantos minutos de calistenia a algo más en serio.

Silvia Parque

miércoles, 19 de julio de 2017

El técnico

Una tarde, hace años, se tapó el resumidero de la regadera. Se tapó con cabellos y solo hacía falta quitar la rejilla y sacar los cabellos; pero no lo sabíamos, así que llamamos a un fontanero. El señor fontanero me dio una lección de cuidados domésticos, me regaló una copia del CD de Mujeres, de Joaquín Sabina, y recibió gran abrazo de agradecimiento. Un abrazo de cuerpo completo, por decirlo así.

Desde entonces, no había tenido yo más tentaciones técnicas, hasta hoy. El fin de semana estuvo lloviendo fuerte y me quedé sin internet. Volvía, se iba, volvía, se iba... La empresa que me da servicio quedó en enviar un técnico ayer, pero llegó hoy. Hizo lo que tenía que hacer y yo me porté todo lo señora que soy con la criatura enseguida. Pero me gustó como para venir a escribir una entrada del gusto.

Silvia Parque

lunes, 17 de julio de 2017

Notas sobre estos días

El Internet va y viene.

Me reuní con la directora de una estancia infantil y con el favor de Dios, el lunes inscribiré a B.

Disfruto mis ocupaciones. ¡Y disfruto que me paguen!

Tengo una ilusión y muchos pendientes. No me apuro.

Soy feliz, otra vez.

Silvia Parque